sábado, 31 de julio de 2010

TERAPIA DE PAREJA

¿Cómo distinguir entre una crisis y el final de una relación?

El amor, no impide las crisis, pero sí puede convertirse en el principal elemento de apoyo, para buscarles una solución
La manera en que cada miembro de la pareja afronta ese periodo de problemas, es individual y depende de los recursos positivos o negativos que cada uno disponga.

Miedo al cambio
El modo en que se superen los problemas dependerá que una pareja, refiriéndose a una etapa conflictiva, hable de una crisis más o la perciba como lo que fue el principio del fin.
Esto obedece a factores como la madurez emocional, la habilidad para gestionar los conflictos, la duración de la relación, las redes de que disponga o el momento personal en que se encuentre.
No hay criterios fijos a los que recurrir para determinar si una relación toca ya su fin.
Además, cuanto más duradera haya sido esa unión y cuando la ruptura afecte a más personas –los hijos son el argumento que muchas personas esgrimen para seguir conviviendo, a pesar de la crisis-, más difícil se hará tomar la decisión de romper.
Podría decirse que el momento en el que una relación deja de aportar a los miembros de la pareja ese conjunto de elementos que la propició –afectividad y emoción, seguridad, disfrute sexual…-, se alcanza el punto de inflexión en el que se debe producir el cambio.
Reconocer si se está atravesando una época con dificultades graves o si se está ante el principio del fin de la relación, es una tarea ardua para los miembros de la pareja, ya que inmersos en un sinfín de emociones, sentimientos y sensaciones, resulta difícil serenarse lo suficiente para hacer una reflexión tranquila que los conduzca a esclarecer en qué punto de la relación se encuentran.
No es extraño que se produzcan autoengaños, más o menos conscientes, que surgen como resistencia al cambio, ya sea para replantearse la pareja y seguir adelante con cambios, o bien para iniciar definitivamente una separación.

¿Simple crisis o separación?
En función del modo en que se afronte una crisis, de cómo se comporten los miembros de la pareja ante esa etapa, la unión saldrá reforzada o será la primera fase del fin.

Es decir, ante una fase conflictiva de la pareja la pregunta no es “¿es esto el fin?”, sino “¿quiero que sea el fin?, ¿me interesa seguir con el compromiso que supone esta relación?”.

En definitiva, una mala racha será sólo una crisis si es superada, pero se convertirá en una separación si la unión acaba. La respuesta a algunas preguntas puede brindar pistas que ayudarán a tomar una decisión en esa difícil coyuntura:

•¿Se aman?
•¿Miran juntos en la misma dirección?
•¿Tienen todavía algunas metas en conjunto?
•¿Sienten profundo interés por la otra persona?
•¿Se desean?
•¿Tienen confianza total el uno en el otro?
•¿Y en la propia relación?
•¿Reflexionan y se comprometen para ver qué pueden aportar a la otra persona y a la relación para mejorarla?
Es muy importante tener presente el alcance de las decisiones, sobre todo si se opta por terminar con la relación.

No se separan dos personas, sino a veces una familia con hijos, todo un entramado de relaciones y amigos, de dependencias económicas, por lo que si la pareja se encuentra con frenos que impiden que la reflexión prospere, es conveniente acudir a un o una especialista en temas de pareja, que desbloquee la situación y habilite espacios para que la reflexión reúna las garantías deseables.

Introducirá equilibrio y establecerá un protocolo para ayudar a la pareja a decidir mejor.

Para fortalecer la pareja
Se deben desarrollar estas habilidades:

•Aceptar que la vida en común es enteramente responsabilidad de ambos. No esperar que el otro miembro de la pareja los haga feliz. La propia felicidad depende, de cada uno
•Saber que no tienen que resolver la vida de la otra persona, buscándole soluciones, dándole consejos y marcándole las pautas de cómo debe vivir su vida.
•Aprender a escuchar. Para ello dejar lo que están haciendo, vaciarse de otros pensamientos que distraigan la atención e intentar colocarse en el lugar del otro, para entender cómo se siente.
•Aprender a dialogar. Las opinión de cada uno, su forma de entender y de aprehender la realidad no son la verdad absoluta, sino sólo la propia.
•Aprender a consensuar. Lo mío y lo tuyo han de ser tenidos en cuenta y debatidos para poder llegar a definir “lo nuestro”.
•Aprender a compartir. Darse el uno al otro: preguntar cómo se encuentra, qué le incomoda, qué quiere y desea.
•Aprender a pedir. Mostrar la vulnerabilidad es la mejor muestra de amor, ya que ésta, no se la enseña a cualquiera.
•Dedicar tiempo específico para la pareja.
•Compartir hobbies, tiempos lúdicos, fantasías e ilusiones, al igual que acompañarse en los momentos tristes, duros y penosos.
•Compartir la economía. Forma parte de la relación de pareja.
•Aprender a utilizar los conflictos y las crisis, para aprender más de simismos, ver qué necesita cada uno y cuál es el dolor que suscita en la pareja. Que estos sean trampolín de desarrollo y no de estancamiento que no lleva a ninguna parte. Hablar cuanto sea necesario, para que el problema no quede enquistado. No hay mayor desastre que el silencio.
•Mimar con orgullo a la pareja. El sexo, las caricias y el “te quiero” han de decirse, hay que explicitarlos. No valen los sobreentendidos.
Para lograr todo esto a veces es importante consultar a tiempo, antes de llegar a la separación ya que generalmente es muy difícil hacerlo solos.

http://www.psicologosperu.com