jueves, 25 de agosto de 2016

5 SEÑALES DE QUE CRITICAMOS MUCHO A NUESTRA PAREJA

5 señales de que podemos estar siendo muy críticos con nuestra pareja
Cuando criticamos a nuestra pareja la herimos profundamente a ella y a nuestra relación. Las críticas son TÓXICAS en un matrimonio

Cuando recién conocemos a nuestros esposos y eventualmente nos comprometemos, sólo podemos pensar en cuántas cosas amamos de él… incluso las idiosincrasias. Pero, una vez casados, esas dulces singularidades pueden convertirse en la ruina de nuestra existencia. Con el tiempo, decidimos que es nuestro trabajo decirle a nuestros esposos que hay muchas cosas que ellos hacen que nos molestan. Pero, esto solamente abre una brecha entre nosotros.

Las críticas son realmente TÓXICAS en un matrimonio

Recibí un email el otro día de una mujer que está experimentando este tipo de irritante crítica de parte de su esposo. Sin importar lo que ella haga, todo – incluso cuando respira y camina – hace que su esposo se moleste. Y él se lo deja saber constantemente.

Lastimosamente, este tipo de patrones son muy familiares para muchas parejas casadas. Y, he visto como esto puede destruir matrimonios si se deja sin corregir.

Este pasado fin de semana, mi esposo, Dave, y yo, tuvimos el privilegio de ser los anfitriones de una conferencia matrimonial con otras dos parejas que también están involucradas en el ministerio de matrimonios/parejas. Una de estas parejas son autores y grandes oradores, Shaunti y Jeff Feldhahn.

Durante su sesión, ellos hablaron acerca de las principales necesidades de los hombres y las mujeres en cuanto al matrimonio. Como investigador profesional, Shaunti ha conversado con numerosos hombres y mujeres y les ha preguntado cuál es la principal pregunta que ellos se hacen diariamente en lo que respecta a sus matrimonios. La pregunta que Shaunti escuchó más a menudo entre las mujeres fue: “¿Estoy siendo amada?”. La pregunta que más a menudo preguntan los hombres fue: “¿Soy capaz?”.

Estas preguntas nos dicen mucho acerca de las diferentes necesidades primordiales de hombres y mujeres, pero también nos muestra que hombres y mujeres comparten una necesidad común de afirmación, especialmente de parte de sus parejas.

Las mujeres quieren ser reafirmadas de que sus esposos aún las aman y aprecian todo lo que ellas hacen por la familia.

Los hombres quieren ser reafirmados de que sus esposas perciben que son capaces con sus esfuerzos y que están agradecidas por todo lo que ellos hacen por la familia.

Cuando criticamos a nuestra pareja, estamos yendo directo en contra de esta necesidad y herimos profundamente a nuestra pareja y a nuestra relación. Sí, debemos guiar a nuestra pareja en la dirección correcta, de una manera amorosa, cuando él/ella se equivoque. Pero, no necesitamos estar todo el tiempo sobre ellos… hostigando y provocando… acerca de cada pequeña cosa que hagan y que nos moleste.

Eso molesta a cualquiera. Destruye la confianza. Nos hace sentir desarmados e irrespetados.

En ocasiones criticamos tan a menudo que se vuelve un hábito terrible y lo seguimos haciéndolo hasta sin pensar acerca de la preciosa persona que está escuchando nuestras quejas.

Así que, ¿cómo podemos reconocer si estamos atrapados en este patrón destructivo? Aquí hay algunas señales de que podemos estar siendo muy críticos con nuestra pareja:

1.- Molestos gestos y sonidos
Ciertos sonidos y gestos que nuestra pareja hace de manera natural (como respirar, masticar, caminar, reír, toser, etc.) nos molestan y les criticamos diariamente a causa de esto… incluso cuando ellos mismos no tienen control sobre éstos.

2.- Decir lo que no te gusta con frecuencia
Le decimos: "No me gusta cuando tú..." a diario a nuestra pareja… no sólo ocasionalmente. Y, rara vez, si no es que nunca, le decimos: "Me gusta cuando tú..."

3.- Criticar en público
Hemos hablado de lo que nos molesta de nuestra pareja en un entorno público – con nuestra pareja presente – de manera tal que hasta pareciera que nos estamos tratando de burlar de él/ella o estamos tratando de dañar su reputación.

4.- El sarcasmo
Hemos reprendido a nuestra pareja de forma sarcástica en frente de nuestros niños en más de una ocasión.

5.- El mal ejemplo
Hemos visto u oído a nuestros hijos criticar a nuestra pareja, utilizando las mismas expresiones que nosotros hemos dicho antes.

Si te familiarizas con el punto 1 o 2, entonces estás siendo un poco demasiado crítico. Y, deberías atender esta situación lo antes posible, sin esperar a que sea demasiado tarde.

Si te familiarizas con el punto 3, 4 o 5, entonces te recomendaría grandemente que visitaras a un consejero matrimonial o un asesor espiritual. Cuando nuestros hijos comienzan a repetir nuestros comentarios y comportamientos críticos hacia nuestra pareja, entonces estamos viviendo en un ambiente tóxico en nuestro hogar que se terminará saliendo de control si no obtenemos ayuda. 

Si no detenemos nuestro comportamiento crítico tan dañino, nuestra pareja buscará naturalmente afirmación en otro lugar – en su trabajo, amistades, pasatiempos, o peor aún, en una relación romántica. Y, nuestros hijos pensarán que las críticas forman parte normalmente del matrimonio y llevarán estas expectativas a sus relaciones.

No podemos permitir que esto suceda. Podemos mejorar las cosas. Pero debemos empezar hoy.

Debemos ser la fuente número 1 de ánimo y aliento para nuestra pareja. Me encanta esta frase que mi esposo ha compartido muchas veces:

“Se una fuente de ánimo. El mundo ya tiene suficientes fuentes de críticas”. 

Hemos jurado amar a nuestra pareja por siempre, así que debemos darle a conocer sus fortalezas de forma fuerte y clara. Este mundo intenta derrotarnos en ocasiones, pero nuestros hogares necesitan ser un lugar donde nos sintamos motivados, renovados, refrescados… no criticados ni juzgados.

El matrimonio es una sociedad, y los socios ven lo mejor – no lo peor – en el otro. 

Palabras de aliento son como aire fresco para nuestra alma y combustible para nuestro matrimonio.

Digámosle a nuestra pareja una o más cosas específicas que amamos de él/ella todos los días. Inténtalo por un mes y ve qué sucede. ¿Te atreves? Puedes empezar hoy mismo.
María Mercedes Vanegas

miércoles, 24 de agosto de 2016

4 SECRETOS QUE LOS ESPOSOS OCULTAN A SUS ESPOSAS

Hombres y mujeres deben trabajar juntos para lograr que una mejor comunicación se convierta en la prioridad de sus matrimonios

Mujeres: les voy a permitir que echen un vistazo a la mente de un hombre. Aceptemos que todos somos únicos, y por ello no voy a tratar de hacer generalizaciones para todos los hombres o todas las mujeres de manera que se acomoden a alguna característica específica, pero en mi experiencia de haber conversado con hombres de todo el mundo, he descubierto que estos cuatro principios parecen ser consistentemente verdaderos.

Si eres una mujer que está leyendo esto, espero que esta revelación te pueda dar un entendimiento más profundo acerca de tu esposo y de tu matrimonio . Si eres un hombre leyendo esto, ponte alerta sobre las posibles fallas en la comunicación y esfuérzate en compartir estos y todos los asuntos abierta y honestamente con tu esposa.

Estos son los cuatro mensajes que muchos hombres sufren para comunicarlos a sus esposas:

1.- Tengo miedo de decirte que tengo miedo

Muchos de nosotros fuimos educados de manera que el miedo en un hombre es signo de debilidad. Rambo nunca teme a nada. Harry el sucio nunca le temía a nada. Se supone que nosotros no debemos temerle a nada. Por supuesto que estos son personajes ficticios, pero la gente real se enfrenta a emociones reales (incluyendo el miedo), sin embargo, nosotros somos muy malos para comunicar esto porque uno de nuestros más grandes miedos es que nos vean débiles.

2.- Frecuentemente siento que no estoy a la altura.

La mayoría de nosotros crecemos con sueños, cuando fuésemos grandes queríamos ser astronautas o atletas profesionales, pero casi ninguno de estos sueños se materializó. ¡Yo me tengo que esforzar mucho para poder ser el organizador del juego de softbol parroquial! Muchos de nosotros venimos acarreando montones de fallas profundamente enraizadas de nuestro pasado y presente, y no sabemos cómo comunicarlo, así que mejor tratamos de esconderlo. Estas inseguridades frecuentemente pueden conducirnos a sobre compensar nuestros esfuerzos en nuestras carreras para encontrar logros y “éxitos”.

3.- Pienso en sexo muchas más veces de las que tú crees que lo hago

Muchísimas veces nuestras mentes parecen que están ausentes y distantes, es porque estamos pensando en sexo. Realmente deseamos poder liberar esta energía mental en cosas más productivas, porque con ella podríamos encontrar la cura para el cáncer con tal cantidad de energía que ocupamos pensando en el sexo. Tenemos la tendencia de sobrevalorar el aspecto sexual en nuestra relación para bien o para mal, frecuentemente medimos la salud de nuestro matrimonio según la cantidad (y calidad) de veces que vamos a la cama.

4.- Tú eres mi mejor amiga.

Probablemente ustedes tengan un montón de amigas en las cuales confían, pero nosotros, aunque tengamos también un montón de amigos con los que compartimos nuestros pasatiempos y conversaciones de deportes, es muy raro que tengamos un amigo verdadero que realmente conozca nuestros corazones. Nosotros confiamos en ustedes más de lo que se dan cuenta, porque son una verdadera compañía y la amistad más confiable para nosotros los hombres.

En conclusión, hombres y mujeres: trabajen juntos para lograr que una mejor comunicación se convierta en la prioridad de sus matrimonios.

La transparencia y la honestidad siempre conducen a la intimidad.
Por Dave Willis

miércoles, 17 de agosto de 2016

WILL SMITH ACUDE A TERAPIA DE PAREJA

Will Smith y Jada Pinkett Smith acuden a Terapia de Pareja 
NOTICIA, 17 de agosto 2016: 
El actor considera que uno de los pilares de su sólido matrimonio consiste en decirse siempre la verdad, por lo que su mujer y él acuden regularmente a Terapia de Pareja. 

A lo largo de las casi dos décadas que llevan casados, el actor Will Smith y su mujer Jada Pinkett Smith han acudido en incontables ocasiones a Terapia de Pareja para aprender a decirse la verdad, un proceso que en un principio siempre les resulta complicado, pero que acaba mereciendo la pena. 

"He hecho un montón de Terapia de Pareja. Lo que sucede en un matrimonio una vez que te sometes a estas dinámicas es que toda la verdad acaba saliendo a la luz. Te sientas frente a tu mujer y le dices toda la verdad, y ella te cuenta toda su verdad. Cuando te miras a la cara después de eso, parece que nunca van a poder volver a quererse ahora que se lo has dicho todo. Es un momento duro, pero para mí es como la oscuridad antes del amanecer. Cuando la verdad sale a la luz y una persona tiene que decir quién es y qué piensa, ahí es cuando la conoces realmente. Creo que es como un proceso de purificación antes de llegar al otro lado y poder seguir adelante con tu relación", confesó el intérprete al periódico The Sun.

El secreto del matrimonio tan sólido que comparten los dos actores -padres de Jaden (18) y Willow (15)- es no rendirse nunca frente a las adversidades, por muy difíciles o insuperables que puedan parecer los obstáculos con los que se encuentren en el camino. 

"Llevamos 20 años casados y nos lo hemos estado preguntando (cuál es el secreto de un matrimonio exitoso), y al final simplemente se trata de no rendirse. No puedes esperar que sea un camino de rosas, de hecho, nuestro matrimonio ha sido lo más difícil y exigente por lo que hemos pasado en la vida. Simplemente no somos de los que nos rendimos. Hemos trabajado en nosotros mismos individualmente y nos hemos vuelto a mostrar al otro mejor de lo que éramos", comentó Will a Entertainment Tonight.
Fuente: Univisión

COMO SER UNA PAREJA SOLIDA

Entre los objetivos de ser pareja están:
cuidarse, apoyarse, acompañarse.

domingo, 14 de agosto de 2016

EL LECHO CONYUGAL

"No creo que procurar independencia e intimidad nos haga malos padres. 
Antes de tener un hijo, ustedes fueron pareja. 
Si ustedes no están bien, los niños tampoco lo estarán. 
Sé que no será fácil sacar a los niños del cuarto; están acostumbrados, van a llorar, da flojera salir del cuarto para llevarlos al baño.
Pero vale la pena hacerlo antes que más tarde. 
En algún momento crecerán y cuando tengas a tu esposo al lado tal vez la relación parezca un témpano.
La complicidad de la pareja se forma cada día y hay que alimentarla y cuidarla para que crezca fuerte y sana". Verónica Linares, periodista.
Fuente: Revista Viu de El Comercio, 14 de agosto 2016, pág. 26

jueves, 11 de agosto de 2016

8 FORMAS DE TOMAR LA MANO DE TU PAREJA

Aunque no lo creas, la forma de tomar la mano de tu pareja dice mucho sobre la relación que ambos tienen.

Conoce qué significa la forma en la que lo haces:

1. Palma con palma
Esta es una de las formas más comunes de tomarse la mano entre las parejas que se aman. Una persona tiene la palma de la mano hacia abajo y la otra hacia arriba; quien tiene la palma hacia abajo tiende a ser más dominante en la relación. Esta manera de tomarse la mano demuestra una actitud protectora. Las parejas suelen tomarse así cuando van a cruzar la calle o a caminar por algún sitio peligroso, y quien tiene la palma hacia abajo muestra una intención de mantener a salvo a su pareja.

2. Con los dedos entrelazados
Cuando se toman la mano y entrelazan sus dedos, las parejas demuestran que existe una gran conexión entre ambos. Son personas que se encuentran muy enamoradas y sienten una gran atracción la una por la otra.

3. Tomarse sólo de los dedos
Esta manera de tomarse significa dos cosas: que ambos son personas independientes, con sus propios intereses y pasiones dentro y fuera de la relación; la otra es que cada uno disfruta de pasar tiempo a solas, no tienen la necesidad de estar todo el tiempo juntos y prefieren hacer cosas por separado. Esto no significa que no se amen o que la relación esté en decadencia, sólo quiere decir que ambos se respetan y se aman como seres individuales.

4. Tomar sólo un dedo
Esta manera de tomarse es más tranquila y relajada. Pudiera dar a entender que se encuentran distantes, pero al contrario, expresa que quieren seguir manteniendo el contacto en todo momento. Es una forma muy romántica de tomar a tu pareja y muestra un jugueteo entre ambos.

5. Semi abrazo con la mano entrelazada
Cuando tu pareja o tú rodean el cuello del otro con su brazo y toma su mano más cercana quiere decir que entre ustedes existe un amor muy fuerte e intenso. El cuerpo se encuentra mucho más cerca el uno del otro mostrando un gran deseo de estar juntos. La persona que envuelve con el brazo a la otra se muestra protector. Además expresa que siente orgullo de su relación y que hará todo lo posible por que su pareja esté bien.

6. Tomarse la mano suavemente
La manera en que se sujetan la mano es más suave, dejando un hueco entre las palmas, pero aún con firmeza. Estas parejas demuestran que no tienen una relación cursi y empalagosa. Tienen sus normas establecidas y, aunque se aman, no necesitan demostrarlo todo el tiempo.

7. Dedos entrelazados pero relajados
Esta manera de tomarse la mano expresa que la pareja se encuentra en su mejor momento y existe una confianza plena y mutua. Aunque muchos crean que esta manera de tomarse la mano es relajada y sin interés, no es así. Esta es la mejora manera de tener sujeta la mano del otro, acariciarla o dar un pequeño tirón de tu pareja para terminar abrazándola en un arrebato de amor.

8. Tomarse por la muñeca
Aunque esta manera de tomarse pudiera parecer un poco dominante y agresiva, al final de cuentas lo único que expresa es amor. Sujetarse la mano tan fuerte denota pasión y una necesidad de estar con la otra persona.

No tomarse de la mano puede ser una señal de que uno de los dos no se siente comprometido con el otro, puede ser un indicador de timidez, o puede suponer una alerta en la relación.

Y tú, ¿cómo tomas la mano de tu pareja?

Fuente: tkm

miércoles, 10 de agosto de 2016

EL AMOR SE MUERE CON...

EL MATRIMONIO COMO FRUTO MADURO DEL AMOR

El Matrimonio es el primer fruto maduro del amor.
Que deberá seguir creciendo siempre.
Un buen matrimonio se prepara a lo largo de un noviazgo en serio,
en el que se den a conocer con sinceridad.
y empiecen a aprender a amarse de veras,
respetándose y complementándose mutuamente.
Deben aprender a crecer en su intimidad
como fruto y expresión de su mutuo amor.
Y cultivarse siempre para nunca dejar de crecer.