miércoles, 12 de octubre de 2016

NO NOS HABLAMOS HACE TIEMPO

Suele suceder que las parejas tienen desacuerdos, desavenencias o malentendidos y uno se resiente con el otro; en otros casos el orgullo hace que ninguno dé su brazo a torcer o tome la iniciativa de iniciar la conversación, Algunas conversan lo mínimo, a veces solamente el saludo y otras ni siquiera eso. Eso hace sentir muy mal. Las parejas lo suelen expresar en el consultorio. No es bonito ni agradable estar así. Muchas relaciones han terminado así, por orgullo. ¿Desean que eso suceda con su relación? ¿Que se pierda ese potencial valioso en sus vidas? ¿Y qué tal si deciden resolverlo en forma adulta, madura, civilizada, responsable, serena? ¿Quién se anima a dar el primer paso? ¿Quién puede ser el más consciente en la relación, esta vez?
Con nuestro método exclusivo, se resuelven las peleas en esa sesión. ¡Compruébenlo!