viernes, 30 de septiembre de 2016

NO IDEALICES AL SER AMADO

No idealices al ser amado;
míralo como es,
un ser humano de carne y hueso.
No siempre hace todo perfecto;
hace lo que sabe, lo que puede, lo que siente.
Eso sí, puede mejorar,
según su propia personalidad y estilo,
a su manera.