jueves, 25 de octubre de 2012

PARA AMAR HAY QUE VIAJAR


EL TIEMPO PASA Y LA MECÁNICA DE LLEVAR ADELANTE UN HOGAR PUEDE COMERSE LA ILUSIÓN Y EL ENTUSIASMO, MAS NO EL AMOR. ROMPA LA RUTINA CON UNA ESCAPADA DE A DOS.

Imagine una tentadora cama en un lindo hotel, rodeado del aire de las montañas o arrullado por el sonido del mar. ¿No le provocaría redescubrir a su pareja en ese contexto?

CAMBIO DE AIRE

Un viaje pone en marcha todo tipo de sensaciones y emociones fuera de lo habitual y hacer el amor en una suite espectacular es definitivamente romántico.

Engríanse y déjense llevar: ¿Hambre? Servicio a la habitación. ¿Calor? Jacuzzi con champán. ¿Pereza? Sábanas limpias y colchón supermullido y una tina gigante. ¿Sueño? Cuelguen el "No Molestar" y sigan de largo. ¿Cansancio? Bajen al spa. ¿Ganas de pasear? Dejen todo tirado y lo encontrarán perfectamente ordenado... En resumen, nada que los distraiga del placer.

Un consejo: no piense en 5 estrellas sino en un hotelito íntimo y acogedor. Que sea un destino sin mucho frío ni mucho calor, que no sea temporada alta y que esté rodedo de postales inspiradoras, ya sea campestres o urbanas, que los hagan sentir a cada paso como protagonistas de "Bajo el sol de Toscana".

Fuente: Suplemento Mi Hogar, 21 de octubre 2012, página 11.

PsicologosPeru.com