viernes, 2 de julio de 2010

CUIDANDO NUESTRA INTIMIDAD

Todas las personas poseen su propio ideal respecto al matrimonio, tal vez este ideal provenga de lo leído en al­guna revista o libro, o de lo escuchado en la letra de una canción o inclusive, de una percepción de las vivencias en el ho­gar de origen.

Luego de algunos años de matrimonio, cuando la realidad no corresponde tanto a aque­llas fantasías e ideales, la relación puede comenzar a deteriorarse y la pareja comenzar a ale­jarse uno del otro.

Por lo tanto, para evitar las desilusiones matrimonia­les, se debe comprender que el matrimo­nio se construye a partir del esfuerzo dia­rio, y no de ideales estereotipados que en la mayoría de los casos son imposibles de alcanzar.

El autor Gary Chapman, en su libro Los Cinco Lenguajes del Amor, cita: "En el corazón de la existencia humana se en­cuentra el deseo de tener intimidad y de ser amado por el otro. El matrimonio esta diseñado para llenar esa necesidad de inti­midad y amor".

Para llenar tal necesidad, las parejas de­ben realizar un esfuerzo por cuidar esa in­timidad, por mantener cada día aquellas cosas que les acercan y el compromiso de mejorar aquellas que las alejan, más allá de una intimidad puramente sexual.

Así, existen algunas manifestaciones de amor que pueden ayudar a la pareja a crecer y acercarse cada día más en su relación con­yugal:

Tiempo de calidad

Uno de los elementos más valiosos para lograr la intimidad integral en la pareja es invertir tiempo para compartir: Esto va más allá del hecho de estar juntos; dos personas pueden estar una al lado de la otra, en una misma habitación, pero esto no quiere decir necesariamente, que es­tén compartiendo tiempo juntas. Cuando la pareja comparte espacios, se requie­re una atención completa entre los dos.

Tiempo de calidad no significa que haya que pasar largas horas contemplándose el uno al otro a los ojos, se trata de que ese espacio tenga un propósito en común, que se disfrute estando juntos, sin importar la actividad que se esté realizando.

Palabras de afirmación

Como lo indica el Dr. Gary Chapman, "El propósito del amor no es lograr algo que usted quiere, sino hacer algo por el bienestar de la persona que ama. Sin embargo, es un hecho que cuando recibi­mos palabras estimulantes nos sentimos mucho más gustosamente motivados para retribuir". La manera en la que se habla es realmen­te importante.

Además, al tratar uno de los cónyuges de ponerse en los zapatos del otro, y expresar suave y bondadosamente su comprensión, se desarrollan sentimientos de empatia que los acercarán más como pareja.

Las palabras positivas elevan la estima de la persona amada, le dan un lugar y un valor, mientras que las palabras de humi­llación solo sirven para destruir y alejar a la pareja. Cuando se ha actuado mal, también es importante reconocerlo y pedir perdón expresamente.

Recibir regalos

Cuando se mantienen y cuidan día a día los pequeños detalles y las expresio­nes de afecto, la intimidad de la pareja va creciendo. Sin embargo, se debe recordar que existe un regalo que no tiene precio, y que expresa los sentimientos de forma más clara que cualquier obsequio que se le pueda dar al cónyuge, este es el estar incondicionalmente a su lado, cuando lo necesita.

Al estar cerca en los momentos difíciles, la pareja desarrolla la solidaridad, compa­sión y se identifican uno con el otro.

Cuidando el romance

Cuando se va a disfrutar de una relación íntima, se deben conocer los deseos y preferencias de cada uno, al amar física­mente a la pareja se necesita conocer lo que ella quiere.

El romance no es algo que simplemen­te ocurre, debe ser cultivado, este princi­pio implica dedicación, constancia y vo­luntad. Cuando la pareja toma tiempo para demostrarse su amor, por medio de besos, abra­zos, gestos y palabras positivas crece en ella la aceptación, el ánimo y además, la estima mutua se eleva.

Amar a la pareja es una decisión que se debe to­mar cada día, cuidar de la intimidad constituye un acto voluntario en el que se decide amar, a pesar de los momentos difíci­les, teniendo a la perso­na amada en un lugar de gran estima.

Acercamiento

Existen elementos y actitudes que definitivamente, aumentarán el romanticismo y acercarán a la pareja:

•Construir caminos juntos a partir de metas comunes, desarrollando la habilidad de motivarse y fortalecerse mutuamente.
•Tomar tiempo para demos­trarse su amor, por medio de besos, abrazos, gestos y palabras positivas, hacien­do crecer en la pareja la aceptación, el ánimo y la estima.
•Mantener día a día los pe­queños detalles y las ex­presiones de afecto, para crear así la necesidad de estar juntos.
•Planear y compartir tiem­po a solas.

Por Patricia Odio, Psicóloga
Bibliografía: Chapman, G (1996) Los cinco lenguajes del amor. Miami:Unilit
http://www.psicologosperu.com